NUESTRA SEDE SOCIAL

El Club Alpino Tajahierro a lo largo de su historia ha pasado por diversas sedes sociales, actualmente se encuentra en la céntrica Calle del Rubio nº 2 2º Iz de Santander.

El piso es Propiedad del Club, tiene unos 280 m2, amplio y en el que disponemos de espacios adecuados y agradables para cada una de nuestras secciones.

Secretaria, biblioteca, varias salas de reuniones, Salón de Actos, cuartos de material etc.

Cabe destacar el Salón de Proyecciones donde hace años ya venimos desarrollando una interesante labor divulgativa de las andanzas de socios y amigos en todos los ámbitos deportivos, y sociales con proyecciones de todo tipo.

También disponemos de un «Museo» dedicado a la exposición de materiales históricos,  que a lo largo de estos años nuestros socios han ido donando desinteresadamente, a esta sala, que cada vez esta mas llena de recuerdos de expediciones y aventuras vividas a lo largo de la historia de nuestra sociedad deportiva.

EL MUSEO «NACHO DIEZ DE VELASCO»
NUESTRO MUSEO "NACHO DIEZ DE VELASCO"
La iniciativa de hacer un museo con el material que a lo largo de los años nuestros socios han ido utilizando en la actividad deportiva, nació en el año 2003 como idea de Marisa Torralvo y con el entusiasta impulso desde en principio del anterior Presidente «Nacho Diez de Velasco»…

La ilusión de ver el proyecto finalizado se produjo el día 25 de abril de 2006, en la que el Presidente a través de su hijo por aquel entonces vicepresidente de la sociedad leyó unas palabras que este había preparado para la inauguración.

DISCURSO DE INAUGURACIÓN DEL MUSEO - Por Nacho Diez de Velasco Odriozola

Santander a 25 de Abril de 2006

Bienvenidos a todos:

Creo que en estos momentos en que estamos todos reunidos celebrando la inauguración de nuestro nuevo museo, no me quedan muchas mas palabras que daros profundamente las gracias por lo que habéis puesto de cada persona en el mismo.

Vaya mi primer agradecimiento a todas y cada una de las personas que han aportado ropa, calzado, esquís, mochilas, carbureros, raquetas, cuerdas etc., piezas que forman parte de su vida y que aquí reunidas se convierten en un espejo de la historia de nuestro club, del esquí y montañismo en Cantabria y España, en fin, de una manera particular de entender la vida. Ruego a los socios que participen de esta sala y que sigan aportando piezas para que el museo crezca y sirva de ejemplo a las generaciones futuras.

La idea fundamental que albergaba cuando plantee crear un museo, no es el mero disfrute de las piezas exhibidas, sino ir mas allá y provocar el recuerdo de todas aquellas personas que los donaron, recordar a Julio Casal o Amalio Fernández escalando la cara oeste del Naranjo con una de las presentes cuerdas, a Simón Isasi, con esos esquís de madera, esquiando por la Colladilla Blanca. Espero que esto se produzca y no dejemos de recordar a tantos buenos compañeros, los que están y los que se fueron.

Por último no quiero terminar sin agradecer a Marisa Torralbo el esfuerzo realizado para plasmar en este museo que hoy inauguramos todo el cariño y tesón para hacer posible hoy su inauguración.

Atentamente y deseando estar pronto con vosotros, recibid un cariñoso abrazo de aquel que no os olvida.

El Presidente
Juan Ignacio Diez de Velasco Luque

PENSANDO EN NACHO - Por Marisa Torralbo
Hace tres años (2003) antes de la fiesta anual que el club celebra, hable con Nacho, el presidente, y le comenté si se podría montar un museo en el club, pues era una idea que me rondaba por la cabeza y además me apetecía mucho.

En cuanto se lo comente, en entusiasmo, aunque quedo pendiente de confirmación pues debía consultar con la directiva. Al poco tiempo se confirmó.

Durante la fiesta, fui comentando a nuestros socios con más experiencia el proyecto que como club teníamos de hacer dicho museo.

AMPLIAR ...
Durante la fiesta, fui comentando a nuestros socios con más experiencia el proyecto que como club teníamos de hacer dicho museo.

Empezó a llegar material poco a poco y Nacho tan ilusionado como yo, iba recogiéndolo y yo montándolo, hasta que por fin en el 75 Aniversario del club se ha puesto en marcha.

Al verlo, pienso en todos los que han pasado por el Club dejando sus huellas, (y no puedo dejar de pensar en nuestro presidente, el cual nos ha dejado toda su fuerza para continuar trabajando) sus muchos recuerdos y una parte importante de sus vidas.

Formas de vida de un pasado reciente arrinconada en los hogares, por el progreso del material, la inevitable presencia del olvido y la fragilidad de la memoria.

Por todo esto y por que creo que es importante la historia, he querido ofrecer a todos los que quieran saber algo mas, del pasado de nuestros socios aun en activo y de los que forman parte del recuerdo, un lugar donde depositar aquellos recuerdos (material, fotos …) que tuvieron que ver con algún ser humano, amante de la montaña.

A disposición de todos, también hay unos álbumes de fotos en blanco y negro, para deleitarnos mirándolos e ir completando poco a poco, con la participación de todos.

Hoy en día tenemos la gran suerte de contar con socios que llevan mucho tiempo en el Club (Algunos mas de 65 años), poseen la categoría de Socios de Honor y son:

Matías Mowinkel Van Tangen, Carmina Sanchez Ereño, Manolita Isasi Garcia, Miguel Santamaría Manero, Alfonso Alonso Diez, Francisco Cruxent Crabent, Jose Torcida Marcó, Vicente Hernández Gómez, Jesús Santamaría Manero, Tomas Sobaler Barrio, Rodolfo Amorrortu García y Joaquín Gonzalez Echegarray

Todas estas personas nos harán:

  • Recuperar la historia.
  • Rescatar la biblioteca no escrita antes.
  • Aprovechar la experiencia que da la madurez.

Cuando les propuse hacerles una entrevista personal, para que me hablaran de su paso por el Club, como fue aquel tiempo que les tocó vivir, sus anécdotas, recuerdos, vivencias y sentimientos ¡la verdad! Me sorprendió el gusto y el entusiasmo con que lo recibieron, así como la iniciativa del montaje del museo en la sede del Tajahierro.

Llevados a cabo estos encuentros personales, donde además de pasar ratos muy agradables, ha sido una actividad muy enriquecedora para mi, pues he recibido mucha información y he podido comprobar, la “marca” marca que ha dejado en nuestros socios el paso por el Club. Gracias a todos por compartir vuestras vidas conmigo.

Todo el montaje del museo ha sido posible, debido a las desinteresadas aportaciones de los socios, que con sumo cariño han depositado sus recuerdos materiales, para que sus propietarios estén “siempre” con nosotros.

Mi agradecimiento a todos los que han colaborado a que el museo hoy sea un hecho y a los que quieran seguir colaborando, para mantenerlo vivo.

«Pensar en el museo para mi era y seguirá siendo siempre pensar en Nacho…»